Saltar al contenido

Cómo funciona la fibra óptica y su importancia para el futuro

La fibra óptica es una parte importante de la forma en que transmitimos datos e información en el mundo actual. También va a ser aún más importante mañana. Si estás leyendo esto, es muy probable que tengas acceso a Internet. Probablemente lo tengas gracias a los cables de fibra óptica y a su capacidad para transmitir datos a velocidades de vértigo.

Gracias a la fibra óptica, podemos navegar por sitios web, transmitir vídeos y enviar correos electrónicos con amigos de todo el mundo casi instantáneamente. Es una de las formas más avanzadas de transmitir datos hoy en día y su importancia no hará más que crecer en el futuro.

Veamos cómo funciona la fibra óptica y por qué es tan importante para nuestro futuro.

¿Qué es la fibra óptica?

La fibra óptica es la tecnología para transmitir información mediante pulsos de luz a través de una fibra óptica. Los cables de fibra óptica se utilizan para la comunicación a larga distancia, incluidas las llamadas telefónicas entre países y continentes. También se emplean en la industria informática y en equipos médicos, donde pueden utilizarse para la cirugía láser o el examen visual del interior del cuerpo humano. Hasta puede ser utilizado en la iluminación arquitectónica, donde la luz se transmite a lo largo de la fibra y luego se dirige al exterior del edificio.

La «fibra» de la fibra óptica se refiere a la fibra transparente de vidrio o plástico a través de la cual se transmite la luz. La fibra óptica se utiliza tanto en aplicaciones de interior como de exterior y puede ensamblarse en cables más pequeños que el diámetro de un cabello humano.

Esta red se utiliza porque tiene una serie de ventajas sobre otros tipos de medios de transmisión como el cable de cobre. La principal es que son inmunes a las interferencias eléctricas, no se ven afectadas por EMI o RFI y no producen interferencias electromagnéticas.

¿Por qué es tan importante la fibra óptica?

La fibra óptica es una forma increíble de transmitir información. Y aunque es una tecnología muy desarrollada, sólo se utiliza comercialmente desde la década de 1970. En realidad, los cables de fibra óptica se utilizan desde hace un par de décadas. Se utilizaron por primera vez durante el Proyecto Manhattan en la Segunda Guerra Mundial. Por aquel entonces, nadie pensaba en Internet. En cambio, la fibra óptica se utilizó para enviar información entre los científicos que trabajaban en la bomba atómica.

Hoy en día, la fibra óptica es una parte fundamental de la red mundial de telecomunicaciones. Se utiliza para transmitir datos digitales a través de Internet, de las redes telefónicas y también de las emisiones de televisión y radio. Como veremos a continuación, la fibra óptica se utiliza incluso como parte de la red eléctrica.

¿Cómo funciona la fibra óptica?

La fibra óptica utiliza pulsos de luz para transmitir datos. Cuando una señal eléctrica se convierte en una señal óptica, se convierte en fotones. Estos fotones viajan a través de la fibra y se vuelven a convertir en una señal eléctrica en el otro extremo.

La razón por la que la fibra óptica es tan importante es porque nos permite enviar datos a velocidades muy altas. Puede transmitir datos a la velocidad de la luz, que es de unos 186.000 kilómetros por segundo. Por ejemplo, supongamos que estás buscando información en Internet. La información se almacena en diferentes ordenadores de todo el mundo. Los cables de fibra óptica ayudan a transmitir la información entre estos ordenadores para que puedas encontrar la información que buscas.

La importancia de las capacidades ópticas

Como hemos visto, la fibra óptica es una forma muy fiable y rápida de transmitir datos. Sin embargo, hay nuevas tecnologías que son aún mejores. En concreto, el Internet de las cosas va a cambiar la forma de transmitir datos en el futuro. Esto se debe a que se espera que un enorme número de cosas se vuelvan «inteligentes». Esto significa que un gran número de objetos tendrán sensores incorporados y podrán transmitir datos.

Estas «cosas» necesitarán una forma eficiente de comunicarse y la mejor manera de hacerlo es a través de la fibra óptica. Por ejemplo, imaginemos un edificio que controla su propia salud. Este edificio tendría sensores que recogerían datos y los transmitirían por fibra óptica.

¿Hacia dónde se dirige la fibra óptica?

Como hemos visto, la fibra óptica es una tecnología increíblemente importante y que probablemente será aún más importante en el futuro. Sin embargo, existen limitaciones en el uso de la fibra óptica. Por ello, los investigadores están buscando nuevas e innovadoras formas de transmitir datos bajo el término de comunicaciones «sin silicio».

Hay varias formas de mejorar la fibra óptica, pero una de las áreas de investigación más interesantes es la de las comunicaciones ópticas que utilizan los llamados cristales fotónicos. Estos cristales fotónicos son un tipo de filtro óptico que puede utilizarse para controlar la transmisión de fotones y crear fotones de una longitud de onda deseada. Esto significa que se pueden utilizar diferentes longitudes de onda para transmitir diferentes datos. Esto permitirá transmitir datos a mayor velocidad y con menor consumo de energía.

Resumen

La fibra óptica es una parte importante de la forma en que transmitimos datos e información en el mundo actual. También va a ser aún más importante mañana. Si estás leyendo esto, lo más probable es que tengas acceso a Internet. Probablemente lo tengas gracias a los cables de fibra óptica y su capacidad para transmitir datos a velocidades vertiginosas. La fibra óptica es una forma muy fiable y rápida de transmitir datos. Sin embargo, hay nuevas tecnologías que son aún mejores. En particular, el Internet de las Cosas va a cambiar la forma en que transmitimos los datos en el futuro. ¿Hacia dónde se dirige la fibra óptica? No lo sabemos con certeza, pero es seguro que esta tecnología desempeñará un papel fundamental en el futuro de las comunicaciones.

Configuración